domingo, 7 de septiembre de 2014

Doblegando la tristeza

¡Gracias por tu visita!



¡Tristeza ! 
Recorrido de arriscados senderos...
prisionera del tiempo y las angustias,
el resplandor del sol hallabase tan lejos
indolente a un apesumbrado corazón.
Sosegada esperanza transita una luz cristalina
ella incrustada en el  alma:
es ave revoloteando en un venturoso cielo
es torrente de vivificantes sueños.

Despídete de  la tarde que muere, 
en el resplandor de las estrellas,
no existen valladares que limiten 
el ímpetu de un  espíritu combatiente 
ni negros nubarrones...
ni látigos hirientes en el camino.

¡Doblega la tristeza...!
los ayes del ayer no deben volver
Aquellos cúmulos  de pesares
del despiadado invierno...
que entumecer tu existencia pretendían.
¡No más estruendos que acongojen el ser !
Dentro  de ti palpita un corazón enamorado,
seducido por la luz del plenilunio...
¡Despídete de la trasnochada tristeza!
¡Dile adiós a tu tristeza !


Flor Oliva_Autora