lunes, 31 de octubre de 2016

SUFRIR DE UN HIJO

Gracias por tu visita a este portal.



El ser que vi nacer
en desolado yermo duerme
con aciago llanto 
la tierra estéril riega
¡Llora mi niño,llora!
arden mis entrañas como leño
la cordura,fina llovizna de la mañana
se quebranta ¡Oh !
no hay luz en su mirada.

Cuanto entristece sentirlo perdido
en aquella soledad que ata el alma
en aquel miedo que paraliza
¡Hijo mio!
no puedo detener tus lágrimas
de amargo llanto
¡Te consuelo ,te arrullo!
como cuando niño.

La vida te golpea inmisericorde
impotente 
no sé como frenar
tanto sufrimiento...
¿por qué se ensaña el destino
en seres bondadosos como tú?
En el murmullo de mi plegaria
te encomiendo al buen Dios
Acibarada tristeza se convierta 
en deleitosa alegría.

FLOR OLIVA_Autora

Todos los Derechos de Autor Reservados.